Av Diagonal, 330 - 08013 Barcelona 93 116 75 53 de lunes a viernes de 10:00 a 18:00 h

¿No estás contento con tu reforma? Un peritaje puede ser la solución.


Los materiales o calidades no son los acordados, hay trabajos presupuestados que no han sido realizados, existen partidas incompletas, los acabados presentan desperfectos… estos son algunos de los muchos “PROBLEMAS” a los que nos enfrentamos cuando reformamos nuestra casa.  En este último post del año, te damos las claves para evitarlos, o si ya es tarde, para darles solución.


Prevenir mejor que curar

En esta primera parte, nos vamos a centrar en aquello que debemos tener en cuenta ANTES de empezar una obra, ya que como bien dice el refrán, SIEMPRE es mejor prevenir que curar. Aunque, por experiencia, abogados y peritos sabemos que los pasos previos al inicio de la reforma son de vital importancia para evitar o minimizar posibles problemas futuros, son muchas las ocasiones en que bien por la confianza en la persona o empresa que va a realizar los trabajos o por las prisas en empezar, dejamos de lado dichas fases previas.

1/ Presupuesto detallado, con fecha y firmado

Es común que cuando queremos reformar alguna estancia de la vivienda, como la cocina o el baño, acudamos al paleta recomendado por un amigo o conocido y acabemos cerrando un acuerdo de palabra. Pues bien, aunque la confianza es importante mucho más lo es el resultado. Por ello, es IMPRESCINDIBLE que antes de empezar, ambas partes firmen un documento a modo de contrato, en el cual queden definidos por escrito los trabajos a realizar y las condiciones en que se van a llevar a cabo.

Este documento no hace falta que sea un contrato muy sofisticado, un simple presupuesto es más que suficiente. Lo determinante es que en él se detallen con el máximo rigor posible los trabajos de reforma que se han acordado y las condiciones en que éstos van a ser realizados. En otras palabras, cuanta más información mejor.

Referente a los trabajos a realizar habrá que definir, entre otros aspectos, el precio, la metodología, la zona de actuación, las calidades, marcas y modelos de materiales, complementos o mobiliario… Referente a las condiciones, como mínimos, será necesario determinar los plazos de entrega y el modo de pago.

Por último, será necesario que el documento esté fechado y firmado por las partes, promotor y contratista, ambas debidamente identificadas.

2/ Modificaciones e incidencias

En la línea de lo anterior, DURANTE el transcurso de los trabajos también es conveniente recoger en algún tipo de documento todo aquello que vaya sucediendo. Cualquier cambio o imprevisto debe constar por escrito.

La forma más común de hacer un seguimiento es mediante actas periódicas en las cuales se vaya recogiendo la evolución de los trabajos. Estas actas deben estar fechadas y firmadas por las partes, y en ellas debe incluirse, como mínimo, las modificaciones acordadas respecto al presupuesto inicial, las incidencias acaecidas y las decisiones tomadas para solventarlas.

Esta fase es crucial, sobre todo cuando las cosas empiezan a torcerse, ya que es una manera de dejar constancia de la cronología de los hechos y la actuación de las partes al respecto.

3/ Permisos y fiscalidad

Aunque en este post no hablemos de permisos, impuestos ni tasas, queremos recordar que son obligaciones implícitas que las partes deberán asumir. Aun así, el hecho de que pidamos los permisos municipales y paguemos las tasas e impuestos pertinentes no evita que igualmente tengamos que llevar a cabo las recomendaciones anteriormente expuestas.

Solución ante los problemas

Hasta ahora, hemos estado hablando de aquello que debemos hacer antes y durante los trabajos de reforma. Pero si la reforma ya ha finalizado o ha sido abandonada y estás disconforme con el resultado, tu solución pasa por lo siguiente:

1/ Peritaje

En primer lugar, y antes de subsanar las deficiencias existentes o finalizar los trabajos pendientes, debes encargar un Peritaje. Un informe pericial o peritaje no es más que un documento suscrito por un técnico especializado en la materia, en este caso por un arquitecto o arquitecto técnico, en el cual se estudia el proceso de reforma con la finalidad de identificar deficiencias, determinar su causa y valorar económicamente su reparación.

De esta forma, con un Informe pericial queda constancia del estado que presenta la obra, se ponen de manifiesto las deficiencias existentes, se identifica el factor causante de las mismas y se determina el coste que tiene su subsanación.

2/ Abogado/mediador

Paralelamente a la elaboración del peritaje deberás solicitar asistencia jurídica, para que un mediador o un abogado especializados en la materia, lleven a cabo las acciones pertinentes para reclamar la subsanación de las incidencias reflejadas en el peritaje.

En AR arquitectura legal estamos especializados en elaborar peritajes, nuestro servicio consiste en inspeccionar técnicamente el inmueble con el fin de realizar una diagnosis del estado que presenta y llevar a cabo comprobaciones varias como mediciones, fotografías…; paralelamente, se analiza la documentación existente; y finalmente se elabora el informe ateniendo a las indicaciones del asesor jurídico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *